TEKDERMA

Los beneficios de la Vitamina D

Las vitaminas son muy importantes para el organismo, son sustancias orgánicas que sirven para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, además de ayudarnos a que podamos sentirnos más sanos y con mayor ánimo.

En concreto, la vitamina D son sustancias orgánicas liposolubles, es decir, son vitaminas que se disuelven en aceites y grasas y éstas se almacenan en tejidos adiposos de nuestro cuerpo y del hígado. No es necesario un consumo diario de alimentos ricos en vitaminas liposolubles, pero un reciente estudio realizado por la Universidad Reina Maria de Londres (Reino Unido), afirma que la vitamina D es fundamental en el organismo, sobre todo para la regulación de los niveles de calcio y fósforo. La deficiencia en el organismo de este tipo de sustancia se asocia a un mayor riesgo de sufrir enfermedades tales como la diabetes y el cáncer.

La vitamina D es en parte la responsable de la correcta absorción intestinal del calcio de los alimentos y del fósforo. Se han encontrado una gran variedad de beneficios en esta vitamina, entre los cuales destacamos el mantener los huesos sanos y el corazón, para reducir el cáncer de mama y otro tipo de cánceres.

Síntomas que indican deficiencia de la vitamina D

Solo existe una forma de asegurarse completamente de si nuestro organismo tiene deficiencia de Vitamina D y esto se realiza por medio de un análisis de sangre bajo la supervisión de nuestro médico de cabecera. Pero, por otro lado, se pueden manifestar ciertos signos o síntomas:

1. Tiene la Piel Oscura

Las personas con piel oscura tienen un alto riesgo de tener una deficiencia de vitamina D, ya que necesitan una mayor exposición al sol.
La pigmentación actúa como protector natural del sol, asi es que contra más pigmentación tengamos se necesitará más tiempo de exposición al sol para general las cantidades requeridas de vitamina D.

2. Se siente triste

Triste
La serotonina es la hormona cerebral que se asocia al estado de ánimo, y ésta aumenta con la exposición a la luz y disminuye con la escasa exposición al sol.

3. Tiene 50 años o más

Con el paso de los años la piel deja de producir tanta vitamina D.

4. Tiene sobrepeso u obesidad

La vitamina D es una sustancia similar a las hormonas, es decir, como hemos explica
do anteriormente es liposoluble, se disuelve en grasa, esto significa que la grasa corporal actúa como un “lavabo” que la protege. Con el sobrepeso, obesidad o mayor peso corporal por la masa muscular, es factible que necesite más vitamina D que alguien más delgado.

5. Siente Dolor en los huesos

A menudo se diagnostica erróneamente una fibromialgia o síndrome de fatiga crónica, y muchos de estos síntomas tiene relación con la osteomalacia por deficiencia de vitamina D. Lo que ocurre es que la deficiencia de esta vitamina causa un defecto de calcio en la base de colágeno en el esqueleto, lo que resulta en un dolor de huesos punzante y persistente.

6. Tiene problemas de estomago

La vitamina D como ya hemos mencionado, es liposoluble, lo que significa que si tiene un problema estomacal que afecta su capacidad para absorber la grasa, puede tener una menor absorción de este tipo de vitaminas. Entre estas condiciones encontramos la enfermedad de Crohn, la sensibilidad al gluten y no celíaca y celiaca, y la enfermedad inflamatoria intestinal.

Sobre el autor
Compartir:
Artículos relacionados

Pide cita con uno de médicos especialistas para evaluar tus necesidades